Publicidad
Síguenos:
Publicidad

Colo Colo y Matías Fernández se robaron las cámaras en el fútbol

Publicidad

Por Rodrigo Bustamante Rojas

 

Colo Colo fue el gran protagonista del año 2006 en el fútbol chileno, tanto a nivel local como internacional, gracias a un equipo de lujo que contó con una figura indiscutida, el mediocampista creativo Matías Fernández, cuyo gran rendimiento le valió partir como refuerzo a Villarreal de España.

 

A nivel local, el equipo dirigido por Claudio Borghi lo ganó todo, y festejó un merecido bicampeonato tras imponerse en las finales del Apertura y el Clausura ante Universidad de Chile y Audax Italiano, respectivamente.

 

La temporada 2006 comenzó a tropezones para los albos, que quedaron eliminados en la primera fase de la Copa Libertadores a manos de un sólido Chivas de Guadalajara, pero ya en las derrotas frente al consolidado equipo mexicano se comenzó a ver lo que sería el planteamiento de Borghi: un fútbol ofensivo y directo.

 

Pese a las dudas que por momentos dejó un equipo que en defensa se vio vulnerable, Colo Colo salió adelante y de a poco comenzó a marcar diferencias en el plano local.

 

Con Humberto Suazo, Matías Fernández y Jorge Valdivia como figuras, Colo Colo demostró que su poderío era en serio cuando derrotó por 3-1 a Universidad de Chile en el Estadio Nacional, y pese a que posteriormente cayó ante Universidad Católica en Macul (2-3), rápidamente volvieron las sonrisas.

 

Unión Española y Universidad de Concepción sufrieron la furia alba en el inicio de los play-offs, y así Colo Colo accedió a una final soñada frente a la U, donde las cosas ya no le fueron tan fáciles, pero igualmente impusieron sus términos.

 

Un triunfo por 2-1 como visita y una derrota por 1-0 como "local" en el Nacional obligaron a una reñida definición a penales, donde el equipo de Claudio Borghi se impuso por 4-2 para levantar la 24ª copa de su historia.

 

Llega el bicampeonato

 

El segundo semestre encontró a Colo Colo en uno de los mejores momentos de su historia, y de la mano de Fernández y Suazo sencillamente arrasó en el Torneo de Clausura.

 

Colo Colo y el bicampeonato nacional en 2007. (Foto: UPI)

Cuatro derrotas en la fase regular, un nuevo triunfo ante la U, esta vez por goleada (4-2) y una "revancha" ante la UC con una victoria por 1-0 dejaron al equipo de Borghi en los cuartos de final, con el máximo favoritismo del torneo.

 

Deportes Puerto Montt y Cobreloa cayeron en las redes albas pese a que el equipo estaba en dos frentes con la disputa de la Copa Sudamericana, y finalmente Audax Italiano se transformó en el último escollo.

 

El conjunto "popular" acarició el bicampeonato con un claro triunfo por 3-0 en la ida ante el otro equipo sensación del Clausura, por lo que en la vuelta no extrañó que con una nueva victoria, esta vez por 3-2, alcanzara la gloria ante un repleto Estadio Nacional.

 

El triste final de la Sudamericana

 

Mientras en el Clausura imponía sus términos, Colo Colo disputaba la Copa Sudamericana, torneo a cuya fase internacional avanzó tras una reñida llave inicial con Huachipato, que sólo en los penales se definió a favor de los albos por 5-3.

 

Tras una victoria que estuvo en serio riesgo ante los dirigidos de Arturo Salah, los albos avanzaron a la segunda etapa y debieron enfrentar a Coronel Bolognesi de Perú. Una derrota por 2-1 en Tacna encendió la preocupación, pero un triunfo por 1-0 en la vuelta dejó al equipo chileno en octavos de final, gracias a su anotación como visita.

 

Alajuelense de Costa Rica parecía un rival fácil para el poderío del cuadro "popular", y Matías Fernández junto a sus compañeros respondieron a los pronósticos, con un 4-0 como visita y un 7-2 en casa que dejó al equipo entre los ocho mejores del continente.

 

Llegó Gimnasia y Esgrima La Plata, un rival argentino con experiencia que amenazaba con terminar el sueño sudamericano, pero un 4-1 en casa y un 2-0 en suelo trasandino también dijeron "que pase el siguiente".

 

Lo malo para Colo Colo fue que en el duelo de ida un proyectil impactó a un jugador de Gimnasia, y ello significó que el Estadio Monumental fuera suspendido por dos fechas, es decir, por el resto de la Sudamericana si el equipo seguía avanzando.

 

Toluca de México quedó en el camino en semifinales (2-1 en Santiago y 2-0 en suelo azteca), y el último escollo también fue del país norteamericano: Pachuca.

 

El llanto y la tristeza inundaron el Estadio Nacional. (Foto: UPI)

Colo Colo rescató un empate 1-1 en la ida y llegó a la revancha de la gran final con todo a su favor para definir ante un repleto Estadio Nacional, y una algarabía que desde hacía mucho tiempo no se generaba en Chile.

 

Sin embargo, Pachuca dijo otra cosa, y con un triunfo por 2-1 le arrebató de las manos la Copa Sudamericana a Colo Colo, que no pudo cerrar una campaña memorable que le habría permitido coronar un año de ensueño.

 

La "Matimanía"

 

La Copa Sudamericana no se quedó en Chile, pero la actuación alba liderada por Matías Fernández no pasó desapercibida en el continente. Un relator de la cadena oficial lo bautizó como "el crá", y la prensa regional puso sus ojos en este volante creativo.

 

A su llegada a El Madrigal, Fernández causó delirio entre los hinchas de Villarreal. (Foto: EFE)

Así, la prestigiosa encuesta del diario uruguayo El País escogió al ex mundialista sub 20 como el Mejor Jugador de América, galardón que sólo dos grandes como Elías Figueroa (1974, 1975, 1976) y Marcelo Salas (1997) habían logrado en el fútbol chileno.

 

El premio a Fernández, que se sumó al de Claudio Borghi como mejor entrenador del continente, sólo vino a redondear la gran temporada de este volante, que en octubre vio cumplido uno de sus sueños al ser contratado como refuerzo por Villarreal de España.

 

El elenco que dirige el técnico chileno Manuel Pellegrini aseguró su contratación por cinco temporadas y media a cambio de 8,7 millones de dólares.

 

Por si fuera poco, la prensa deportiva chilena escogió a Matías Fernández como el Mejor de los Mejores de 2006, destacándolo incluso por sobre la obtención del título mundial obtenido por la selección de hockey patín femenino.

 

Colo Colo vio partir al mejor jugador de América, y es muy probable que ocurra lo mismo con el mejor técnico del continente, ya que Claudio Borghi se encuentra en una ardua disputa con la directiva de Blanco y Negro para renovar su contrato, aunque las distancias parecen acortarse.

 

Otros grandes traspasos

 

Pero si la venta de Matías Fernández remeció al mercado futbolístico nacional, antes otros dos traspasos destacaron con colores propios.

 

A sus 17 años, el tocopillano Alexis Sánchez firmó un contrato por cinco años con Udinese de Italia a cambio de tres millones de dólares, aunque el club friulano permitió que se quedara en Chile para seguir jugando por Cobreloa en el Apertura.

 

En el Clausura, el delantero pasó a Colo Colo, donde se transformó en una de las figuras del equipo dirigido por Claudio Borghi que obtuvo el título.

 

Al término del certamen del primer semestre, Colo Colo perdió a una de sus grandes figuras: el arquero seleccionado nacional Claudio Bravo, quien partió a Real Sociedad.

 

El conjunto vasco pagó 1,5 millones de dólares por el 75 por ciento del pase del golero, quien a su llegada a San Sebastián debió esperar su turno en la banca, hasta que una vez que tuvo su oportunidad respondió a gran nivel, y hoy es el portero indiscutido de un discreto equipo que lucha por salvarse del descenso en la liga española.

 

La quiebra de la U

 

Lo que empezó en diciembre de 2003 cuando la Tesorería General de la República pedió la quiebra de Universidad de Chile, se consolidó este año, específicamente el 26 de mayo, con el dictamen de la Corte de Apelaciones decretando la bancarrota del club azul.

 

El síndico que estará a cargo de la U hasta que se defina su futuro institucional. (Foto: UPI)

Un recurso de casación presentado por la Corfuch suspendió momentáneamente la situación del club, pero a la espera del dictamen final por parte de la Corte Suprema, el club pasó a ser administrado por un síndico de quiebras, el ingeniero agrónomo José Manuel Edwards.

 

Las relaciones de Edwards con el plantel no fueron de las mejores, y su principal contrario al interior del equipo fue justamente su máximo referente, Marcelo Salas, quien desde los problemas que tuvo para renovar su vínculo por lo "poco concretas" que fueron las propuestas del administrador, nunca llegó a llevarse bien, al punto de no seguir en el club sólo por negarse a negociar con él.

 

La ratificación de la quiebra el 18 de diciembre pasado terminó con las especulaciones, y desde dicha fecha el club tendrá 90 días para adaptarse a la Ley de Sociedades Anónimas Deportivas.

 

La Junta de Acreedores decidió que la Corfuch será licitada, por lo que deberán presentarse nuevamente las propuestas para administrar al club, con Euroamérica, LarrainVial y Waldo Mora como principales aspirantes.

 

Cambio en la ANFP

 

Harols Mayne-Nicholls intentará cambiarle la cara al fútbol chileno. (Foto: UPI)

Aunque la elección del 3 de noviembre no fue como se esperaba, tras la impugnación de la Lista A encabezada por Gerardo Mella luego de la mala inscripción de dos de sus miembros, Harold Mayne-Nicholls recibió 47 votos a favor y uno en blanco y se transformó en el nuevo presidente de la ANFP.

 

De esta forma, el periodista y funcionario de la FIFA se hizo cargo de los destinos del fútbol chileno por los próximos cuatro años, para reemplazar en el sillón de Quilín a Reinaldo Sánchez.

 

Aunque Mayne-Nicholls comenzó a trabajar de inmediato junto a su directorio, su llegara oficial a Quilín sólo ocurrirá el 15 de enero próximo, fecha preliminar confirmada por la actual directiva de la ANFP para el cambio de mando.

 

Sigue Nelson Acosta, por ahora

 

Una de las principales tareas de Harold Mayne-Nicholls al llegar a la presidencia de la ANFP fue decidir sobre la continuidad o no de Nelson Acosta al mando de la selección chilena, y aunque en un principio su proyecto apuntaba a una Dirección Técnica Nacional con miras a largo plazo, finalmente se inclinó por el estratega de origen uruguayo, pero sólo por un año.

 

Nelson Acosta seguirá, por un año, al mando de la selección. (Foto: EFE)

Por lo pronto, Acosta tendrá como grandes desafíos la Copa América de Venezuela y el arranque de las clasificatorias para el Mundial de Sudáfrica 2010, donde aún no se sabe qué pasará desde 2008.

 

Durante la presente temporada, Nelson Acosta tuvo un positivo balance al mando de la selección, que en sus encuentros amistosos salió casi siempre bien parada, en especial en la gira europea de mayo, donde se obtuvo un triunfo sobre Irlanda, y dos empates, frente a las mundialistas Costa de Marfil y Suecia.

 

Sin embargo, el paso por el Viejo Continente dejó a Chile sin uno de sus máximos jugadores, Mark González, quien se automarginó de la selección luego de ser expulsado temporalmente tras ser sorprendido junto a Reinaldo Navia con mujeres en la habitación del hotel en Dublín.

 

Una derrota ante Colombia (2-1) en el Estadio Nacional en agosto despertó las dudas en el equipo, pero posteriores victorias sobre Perú y Paraguay hicieron terminar el año con un buen sabor, y con optimismo de cara a la Copa América y las clasificatorias. (Cooperativa.cl)

Publicidad
Publicidad

Comentarios

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Publicar en su sitio