Publicidad
Síguenos:
Publicidad

Las hockistas y Francisco López se robaron los aplausos en el deporte nacional

Publicidad

Por Héctor Uribe Delgado

 

Tras un par de años de escasos logros a nivel internacional, nuevamente el deporte chileno surgió para ganarse un lugar en la escena mundial y lo hizo sobre todo gracias a lo realizado en octubre pasado por la selección femenina de hockey patín, que, gracias a su título mundial, se ganó un lugar en la historia con tesón, sacrificio y mucho, pero mucho corazón.

 

Pero no sólo ellas llegaron a lo más alto del podio a nivel mundial, puesto que el motociclista Francisco López alcanzó el título de rally cross country cuajando una temporada para el recuerdo que comenzó en Chile en marzo, cuando se adjudicó el Patagonia-Atacama.

 

Las jóvenes del hockey pusieron el corazón en el título mundial. (Foto: UPI)

La historia de las jóvenes deportistas dirigidas por Rodrigo Quintanilla comenzó en silencio y terminó con un país entero saltando al ritmo de sus chuecas. Nadie las conocía y gracias a su campaña en el Gimnasio Olímpico de San Miguel llenaron portadas y se hicieron acreedoras de homenajes en todos lados.

 

Su campaña fue impecable. Terminaron segundas en el Grupo A tras vencer a Inglaterra y Suiza, y de caer ante el favoritismo de Argentina. A esa altura aún el recinto de San Miguel aún no se llenaba y sólo se rumoreaba del buen nivel de las jóvenes jugadoras.

 

Vino el triunfo ante Colombia en los cuartos de final y con un gimnasio a reventar revirtieron un 0-2 para conseguir una dramática victoria con gol de oro incluido ante Portugal.

 

En la final ante España, la gente se peleó por una entrada y el apoyo del público se reflejó en la pista. Las chicas no defraudaron y derrotaron a las hispanas por 2-1 (nuevamente con gol de oro) después de estar en desventaja.

 

La copa en lo más alto del Gimnasio Olímpico de San Miguel. (Foto: UPI)

La explosión de júbilo invadió a un país ávido de triunfos y que no celebraba tanto desde las medallas conseguidas por Nicolás Massú y Fernando González en los Juegos de Atenas 2002.

 

Justamente ellos fueron el referente que utilizó Quintanilla para sintetizar lo ocurrido. "Ellas se merecen un lugar en la historia al lado de los medallistas olímpicos", dijo el entrenador.

 

Las jóvenes siguieron con sus vidas normales. La mayoría prosiguió con los estudios abandonados, pero ya no todo era lo mismo: eran las primeras campeonas mundiales en una disciplina por equipos.

 

Francisco López rugió arriba de la motocicleta

 

Le bastó un año para acomodarse en la elite del motociclismo mundial. Oriundo de Teno y con una enorme ambición, Francisco López se pasó en 2005 del enduro al rally cross country y no se equivocó en su decisión.

 

Después de ganarlo todo en el motocross, López se subió a una Honda de 450 centímetros cúbicos y el piloto chileno voló a los rallies de la Federación Internacional de Motociclismo, quedándose con los máximos honores de la categoría emulando lo realizado dos veces por Carlo de Gavardo, su maestro y antecesor natural.

 

Todo comenzó en Chile, donde el corredor nacional se adjudicó el Patagonia-Atacama sin rivales (terminó tercero en la general) y después de ganar con autoridad en Marruecos, se hizo del título en Egipto, donde al lado de las Pirámides enarboló la bandera chilena como campeón mundial cuando aún faltaba una carrera por disputar.

 

El chileno sumó 119 puntos (terminó segundo en Cerdeña y Brasil, y no compitió en Túnez), 19 más que su rival más cercano, el italiano Oscar Polli.

 

López también acaparó premios, se ganó el respeto de sus colegas y el apoyo de la empresa japonesa, que lo enviará al Dakar 2007 con la intención de reflotar la marca y de buscar un posicionamiento en una competencia dominada casi de forma exclusiva por KTM.

 

El avance de las mujeres en el deporte

 

Más allá del triunfo de las jóvenes hockistas en el Mundial de San Miguel, las mujeres chilenas se tomaron el deporte nacional y el reflejo más fiel fue en los Juegos Odesur, donde las atletas nacionales acapararon más de la mitad de las medallas doradas obtenidas por Chile en Argentina.

 

Kristel Köbrich deslumbró en piscinas de Europa, Asia y Sudamérica. (Foto: EFE)

Una de grandes estrellas de la cita fue la nadadora Kristel Köbrich, quien además de terminar novena en los 1.500 metros del Mundial de Shanghai, se quedó con el título sudamericano en Medellín en 800 y 1.500, y sumó dos preseas doradas en los Odesur.

 

La "sirena" chilena es apoyada por el Plan ADO y su constante alza da créditos al plan establecido por Chiledeportes y por el Comité Olímpico Chileno.

 

La abanderada chilena en Atenas no se pone metas y para 2007 ya tiene planeado competir en Europa, en el Mundial de Melbourne y en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro, donde apuesta por subirse a lo más alto del podio.

 

En los Juegos Odesur también se vivió el despertar de la arquera Denisse van Lamoen, quien sumó dos preseas doradas. La deportista nacional vivió un bajón después de un dopaje positivo en la pasada justa sudamericana, pero se reencontró con los triunfos y también buscará sumar medallas en la próxima cita carioca, aunque, al igual que Köbrich, también mira de reojo los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

 

Menos resonancia, pero con el mismo esfuerzo de sus colegas deportistas, la joven Catherine Peñán, quien sumó tres preseas de oro en el Mundial Juvenil de Patinaje de Corea del Sur, llevando a Chile al quinto lugar de la clasificación general.

 

La corredora se quedó con los máximos honores en los 10.000 metros mixtos pista, los 15.000 metros eliminación pista y los 20.000 metros, y no contenta con ello, en su primera cita en la categoría adulta se desplazó a Buenos Aires y le dio otro oro a Chile en los 5.000 metros combinados.

 

Natalia Duco es doble campeona sudamericana y ganó oro en los Odesur. (Foto: EFE)

También destacó la balista Natalia Duco, quien fue doble campeona sudamericana juvenil en Barquisimeto (Venezuela), donde además ganar su especialidad, se adjudicó el lanzamiento del disco, y ganó oro en los Odesur en la bala.

 

Pero durante la temporada no sólo las damas destacaron. También hubo varones que sacaron la cara a lo largo del año.

 

Kael Becerra es la gran apuesta del atletismo chileno. (Foto: EFE)

Además de la comentada actuación de Francisco López, está el atleta chileno Kael Becerra, uno de los deportistas con más proyección del medio nacional.

 

El velocista nacional se instaló en las semifinales del Mundial Indoor de Rusia en los 60 metros planos, fue segundo en el Campeonato Iberoamericano de Puerto Rico y en el Sudamericano de Colombia, y ganó el oro en los Juegos Odesur de Buenos Aires.

 

Perrot y De Gavardo, un año para el olvido

 

No todas fueron noticias positivas para el deporte nacional y entre lo malo de 2006 se cuenta la irregular campaña cumplida por Nicole Perrot en su segunda temporada en la LPGA y el nefasto año de Carlo de Gavardo, quien tuvo una seguidilla de accidentes que lo privaron de competir con regularidad en el campeonato de cross-country.

 

La deportista viñamarina conquistó un título en 2005, pero esta temporada participó en 16 torneos y en siete de ellos no superó el corte.

 

Sin embargo, cuando llegó a las rondas finales con ciertas expectativas, la chilena sufrió fuertes caídas en sus actuaciones y siempre terminó en lugares secundarios, siendo su mejor desempeño en febrero, cuando terminó 19ª en el Fields Open de Hawaii. Luego de eso sólo, decepciones.

 

Una accidentada temporada le impidió a Carlo de Gavardo brillar en el motociclismo. (Foto: Prensa Carlo de Gavardo)

El caso de Carlo de Gavardo es particular. El bicampeón mundial de motociclismo fue en busca del ansiado título al Dakar 2006, pero terminó quinto en medio de la frustración, centrándose otra vez en la temporada de cross-country.

 

No obstante, un accidente en Atacama lo dejó con fractura de muñeca y lo privó de participar en el Patagonia-Atacama, una de sus pruebas favoritas.

 

Se habló del retiro y de que ya analizaba la posibilidad de subirse a un auto, pero De Gavardo, fiel a su costumbre siguió luchando por mantenerse en la actividad.

 

Se recuperó en junio y fue a Brasil para competir en el Rally Dos Sertoes, mas un accidente en plena ruta lo dejó sin siquiera terminar la prueba.

 

El mismo De Gavardo confesó cierto temor. Ello no bastó para frenarlo y volvió en el Rally Los Faraones, pero un atípico error en la navegación lo dejó inmerso en una zanja al costado del camino con una nueva operación de por medio.

 

El oriundo de Huelquén analiza la posibilidad de volver a subirse en una motocicleta, aunque no descarta volver a la competición en un automóvil. (Cooperativa.cl)

Publicidad
Publicidad

Comentarios

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Publicar en su sitio