Mauricio Pinilla: Las cosas con la U están solucionadas, nunca me interesó la plata

El delantero afirmó que ya dio vuelta la página tras perder la demanda ante los azules por despido injustificado.

Foto: Aton Chile Mauricio Pinilla: Las cosas con la U están solucionadas, nunca me interesó la plata
Llévatelo:

El delantero de Coquimbo Unido Mauricio Pinilla afirmó que para él ya está arreglado y cerrado su conflicto con Universidad de Chile, elenco al que demandó por despido injustificado. 

En conversación con Las Ultimas Noticias, el atacante dijo que "le agradezco su tiempo a Carlos (Heller). Puedo decir que las cosas con la U están solucionadas. Me interesa vivir en paz y hacer mi carrera tranquilo". 

"Los juicios se ganan y se pierden, con justicia o sin ella, con razón o sin la razón. Lo dije desde el principio, cuando gané en primera instancia y después cuando extrañamente la Corte de Apelaciones cambió hasta los hechos de la demanda y terminamos en la Corte Suprema", agregó. 

En la misma línea el ariete afirmó que "al final no calificó. Pero nunca me interesó la plata, no tuve la intención de cobrar". 

Al ser consultado por el presente de los azules, Pinilla dijo que "siento que van a salir adelante. La U es una institución gigante, su gente es única. Junto con el plantel van a salir de esto. Es un momento complejo, pero no veo a la U descendiendo".

Por otro lado, el ex seleccionado nacional igualmente reveló cómo ha sido su nueva vida en el norte, afirmando que "lo que más me gusta es la tranquilidad. El departamento (en el que vive) es de un amigo. Busqué un lugar que no estuviera tan metido en la ciudad misma". 

"Es súper cómodo, estoy a quince minutos en auto del club. Además, estoy en primera línea frente al mar, lo que me encanta, igual que la pesca. La gente no lo cree, pero soy medio "Grinch" -personaje conocido por odiar la Navidad-. Paso harto encerrado", apuntó.

A su vez afimó que no está en sus planes trasladarse con su familia a Coquimbo, asegurando que "tengo contrato hasta fin de año y creo que seguiremos así. Estuvimos dos años esperando que nos entregaran la casa que construimos en Santiago y mover a los niños de ahí, de su colegio, es difícil".