Opinión

La columna de Pelotazo: La venganza

Tras el Desastre de Santa Clara, en México ven el amistoso con Chile como una oportunidad para "sacarse las balas".

La columna de Pelotazo: La venganza

Por Jorge Gómez, @Pelotazo. Foto: Photosport

Cuando uno pierde, y más por goleada, queda dolido, avergonzado. Con ganas de estar bajo tierra. Esa sensación, pese a bajar con los días, sólo se quita cuando te vuelves a enfrentar al mismo rival y tienes la chance de devolverle la atención.

El 19 de abril de 1995 Chile visitó a Perú en Lima. Fue 6-0 para los locales con tripletes de Flavio Maestri y Ronald Baroni. Es el mayor triunfo de los del Rímac ante la Roja. Difícil de olvidar, tanto para ellos como para nosotros.

Pasaron diez meses y el amistoso ahora fue en Coquimbo. Los hinchas y la prensa no tenían dudas: era la revancha, era la ocasión para desquitarse. Faltaron dos goles. Fue 4-0 para Chile con doblete de Rodrigo Goldberg, más tantos de Marcelo Salas y Pablo Galdames.

Eso que se vivió con Perú hace veintidós años, es semejante a lo que pasa ahora con México.

El 18 de junio de 2016 es conocido en el país azteca como el Desastre de Santa Clara. El Tri nunca ha ganado la Copa América (perdió las finales en 1993 y 2001) y ese año parecía la ocasión ideal. Jugaban prácticamente como locales en Estados Unidos y en cuartos de final les tocaba con el campeón en ejercicio.

Contra todo pronóstico de ellos, la Roja los destrozó con un inapelable 7-0: póker de Eduardo Vargas, doblete de Edson Puch y un gol de Alexis Sánchez. Desde ese día, esperan volver a jugar con Chile.

Pensaron que el choque podía darse en la Copa Confederaciones 2017, pero hubo un detalle. En semifinales ellos perdieron con Alemania y los criollos eliminaron a Portugal. No se dio.

Y es así como este martes se acaba la espera (22:45 horas). En Querétaro volverán a verse las caras México y Chile, aunque ahora en un amistoso, no en un choque por los puntos. De todos modos eso no quita que los medios de comunicación aztecas estén vendiendo el duelo como una revancha, a sabiendas que aún duele esa goleada.

Nos golearon en 1995, goleamos en 1996.

Goleamos en 2016… ¿qué pasará ahora?

Por lo mostrado ante Perú cuesta esperar una victoria, aunque de algo podemos estar seguros: es difícil jugar peor de cómo se hizo el viernes pasado. Una defensa que marcó a un metro de distancia y anotó un autogol. Un mediocampo desordenado que nunca pudo controlar a los rivales. Y una delantera que sigue sin hacer goles.

El único gol de un atacante en la era de Reinaldo Rueda en la Roja fue el de Marcos Bolados a Suecia. Claro, si es que consideras a ese jugador como delantero. Si para ti es volante, hay que remontarse al gol de Alexis el 5 de octubre, pero del 2017. Ese que permitió ganarle 2-1 a Ecuador y llegar con opciones a la última fecha para clasificar al Mundial de Rusia.

Duro panorama, tan duro como será enfrentar al Tri.

-