Carlos Chandía dio testimonio de su recuperación y reprobó el paso de Castrilli a cargo del arbitraje nacional

El ex juez FIFA criticó, eso sí, cómo fue la salida del Sheriff de la ANFP.

Foto: Photosport Carlos Chandía dio testimonio de su recuperación y reprobó el paso de Castrilli a cargo del arbitraje nacional
Llévatelo:

El destacado ex árbitro FIFA y actual alcalde de Coihueco Carlos Chandía se refirió al retorno a su "vida normal" a casi un año de un grave accidente de tránsito, que tuvo su vida en riesgo. Además, analizó el mal momento del arbitraje nacional.

Chandía dijo en La Tercera: "De repente tengo mis horas buenas y malas, pero es parte de la recuperación y la reinserción. Créame que cuando estoy en la oficina me siento mejor, porque sé lo que tengo que hacer, firmar los decretos, revisar lo que tengo que hacer. Siempre estoy ocupado y aprovecho de saludar a la gente, de reconocerla. Hay mucha gente de la que me he olvidado, pero según los médicos es normal. Estoy en eso".

Sobre las enseñanzas que le dejó su lamentable accidente, expresó: "No soy una mala persona, por lo que no veo que tenga que replantearme algo en la vida. Quizás este momento me enseñó a dedicarle más tiempo a mi familia, a no andar siempre a la carrera, apurado, tratando de cumplir en todos lados. Andaba muy acelerado en todos lados y esto fue un 'parelé', una señal muy fuerte. Eso puedo sacar en conclusión".

De todas formas, sostuvo que ese cambio es "hasta por ahí nomás. Yo puedo tener toda la voluntad de hacerlo, de llegar temprano a mi casa, de estar más tiempo con mi familia, pero hay cosas que se van de las manos. Uno no puede sacar un vecino de la oficina porque quiera irse para la casa. Eso sí, estoy tratando de ser prudente en las horas de atención. Hoy atiendo lo urgente, lo necesario y después voy viendo qué más alcanzo a hacer. Ahora mismo salí a recorrer caminos rurales, con el director de obras, viendo qué vamos a hacer. Eso me hace bien también, salir a recorrer, a reconocer. Esa es la palabra".

Finalmente, señaló que perdió la memoria del volcamiento que vivió: "Lo extraño es que en un camino rural habitado nunca ando a alta velocidad. Lo que me cuentan, porque no me acuerdo de nada, es que se estaban reparando los caminos en la ruta N-49, que une Chillán y Coihueco, y que hay una parte del asfalto que estaba superpuesto. Dicen que ese día, porque no me acuerdo nada, pude haber saltado donde se une el pavimento. Y que había hielo. Si había escarcha, no fui capaz de frenar el vehículo. Pero, le insisto, nunca conduzco rápido y menos en zonas pobladas".

Chandía y labor de Castrilli en el arbitraje chileno: No lo hizo bien

También Carlos Chandía se dio tiempo para analizar el difícil presente del arbitraje nacional y expresó que Javier Castrilli no tuvo un buen desempeño como Jefe de la Comisión de Arbitros, bajo su consideración.

"Yo creo que no. Esa es mi opinión. A lo mejor tenía muy buenas intenciones, pero si alguien me dice que lo hizo bien, que apechugue. Y es lamentable por nuestro fútbol y nuestros árbitros".

Añadió que le hubiera gustado que "se hubiese dedicado a conocer más a los árbitros, que se hubiera sacudido del estigma del sheriff, que hubiese sido más humano con la gente, que conociera más, si no estuvo trabajando en otro lugar era porque no tenía esa capacidad de dialogar. Si la tenía, quizás las cosas hubieran sido distintas".

De todas formas, no le gustó la forma en que sacaron al ex "Juez de Hierro" de la Comisión de Arbitros de la ANFP: "No sé a quién le dieron poder los árbitros. Nosotros nunca nos juntamos para empoderar a alguien ni menos para sacar a alguien de la Comisión. O dirigíamos bien o nos castigaban. O no entrenábamos y no dirigíamos. Esas eran las reglas, conocidas. Pero nunca hicimos algo así. A nadie se le habría ocurrido".

También diagnosticó que a los jueces nacionales les falta carácter: "Evidentemente. Si en una cancha puedes sonreír y puedes ponerte mañoso. Eso es lo que los profesores esperaban de uno. El arbitraje tiene matices. Los jugadores lloran, ríen, exageran. A eso me refiero. Eso hay que verlo. Hay que estar permanentemente preparándose, viendo fútbol de otros lados del mundo. Los árbitros nuestros son un poco cómodos, porque sienten que dirigen un partido y están listos. Tienen que repasar los partidos 10 o 20 veces. Revisar el error que cometieron y volverlo a revisar. Es la forma de aprender".

Por último, descartó tener intenciones de llegar a la Comisión de Arbitros: "A mí me encanta el arbitraje, pero así como estoy es muy difícil. Vi mucho reportaje de fútbol, pero de ahí a tomar las riendas del arbitraje hay harta diferencia. Hay que estar muy preparado para enfrentar eso y más con nuestra idiosincrasia. De igual forma, le insisto, esperaría que alguien me diga por qué Castrilli no está trabajando en Argentina, en otro país. Es una incógnita".