Milad y proyecto contra publicidad de casas de apuestas: Generaría un profundo daño al fútbol chileno

El presidente de la ANFP hizo un llamado a regular la actividad antes de prohibirla.

Además, solicitó un plazo de 36 meses debido a los contratos firmados.

Milad y proyecto contra publicidad de casas de apuestas: Generaría un profundo daño al fútbol chileno
Llévatelo:

Pablo Milad, presidente de la ANFP, se presentó este martes ante la Comisión de Deportes de la Cámara Baja y criticó el proyecto de ley que busca prohibir el patrocinio de las casas de apuestas online en el fútbol chileño, señalando que generaría un gran daño a los clubes.

"En caso de aprobarse este proyecto tal como está, obligaría a rescindir los contratos de patrocinio, lo que generaría un profundo daño al fútbol chileno tan golpeado por la pandemia", declaró Milad, agregando que los ingresos por el patrocinio de estas casas de apuestas equivalen al 7,8 por ciento del total que reciben las instituciones.

Por ese motivo, y remarcando que estos fondos sirven para potenciar el fútbol formativo y femenino, hizo un llamado a "regular la actividad antes que prohibirla".

Finalmente, reiteró que "queremos que se regule, pero solicitamos una medida de mitigación. Que se dé un espacio de latencia de 36 meses desde la publicación en el Diario Oficial, porque hay contratos firmados con estas casas".

Además, Milad tuvo una acalorada discusión con el diputado Jaime Mulet, quien sostuvo que las casas de apuestas online provocaron un aumento en la ludopatía en Chile.

"No puede culpar al fútbol de una ludopatía por las casas de apuestas online, es por los casinos establecidos, el hipódromo, Experto. Hay gente que no sabe qué es Betano, no saben los nombres. En el fútbol no se incita a la apuesta, ninguna publicidad de los equipos de fútbol incitan a apostar. No puede culpar al fútbol de una ludopatía de un país, ni de los chicos", argumentó Milad.

Por último, respecto al tema de la ludopatía, agregó que "hay una responsabilidad de los padres, y también hay una responsabilidad social, de legislar una ludopatía como enfermedad siquiátrica".