Sebastián Moreno y la crisis del fútbol chileno: Jamás sentí que ganaran las barras bravas

El dirigente se refirió al término anticipado de las ligas profesionales y apuntó que quedó en evidencia la "fragilidad del sistema".

Foto: Photosport Sebastián Moreno y la crisis del fútbol chileno: Jamás sentí que ganaran las barras bravas
Llévatelo:

Sebastián Moreno, el presidente de la ANFP, accedió a una entrevista en la que abordó el cierre anticipado de las ligas profesionales, los cuestionamientos a su manejo de la coyuntura y la influencia de las barras bravas en sensación de inseguridad que impidió el retorno del fútbol.

"Hubo que unir voluntades e intereses por un objetivo común. Tomar estas decisiones implica darle una nueva estructura al campeonato y eso genera diversos efectos. Los clubes mostraron su mejor disposición a avanzar, nos indica que un nuevo fútbol es posible", comentó el dirigente en un diálogo con La Tercera.

Sobre la decisión del Consejo de Presidentes respecto a los ascensos y descensos, la cual provocó polémicas, Moreno aclaró que "la alternativa de la ANFP era distinta a la votada el 29 de noviembre. Nuestra solución transitoria era la multiliga, en la cual jugaban, durante un año y con bases acotadas, clubes de Primera y Primera B".

El timonel de la federación también descartó la posibilidad de que en los acuerdos tomados para cerrar las ligas se haya intentado proteger o perjudicar a clubes.

"La labor de la ANFP no dice relación con el beneficio o el perjuicio de un club determinado. Aquí la mirada tiene que ser de actividad y de industria. Cuando se lidera una sustentabilidad del fútbol en el corto, mediano y largo plazo, hay que tener una mirada por sobre cualquier interés particular de los clubes. No hubo ni habrá ningún interés de beneficiar a algún club en particular, menos de perjudicar", aseguró.

Las críticas a su labor

A pesar de todas las críticas que recibió, Moreno dijo que "en ningún caso" se sintió arrepentido de asumir la presidencia de la ANFP, ya que su "labor y la del directorio son de un profundo cariño por la actividad y con intención real de cambio".

"Lo he pasado mal, claramente, pero este es un cargo de exposición. Es imposible recibir solo buenas críticas. En realidad, no es lo que yo espero; yo entiendo que uno viene a trabajar acá, no viene a intentar obtener cosas que aumenten tu ego. Y aquí el único objetivo es lograr un cambio en el fútbol chileno", reflexionó.

Moreno remarcó que a través de su gestión "hemos sido capaces de aunar voluntades nunca antes vistas en un Consejo de Presidentes. Hemos contado con la aprobación unánime para sacar adelante situaciones realmente complejas. Hemos trabajado con los clubes, de cara a los clubes, para poder ir liderando este proceso y llevarlo a buen término".

Barras bravas

Sobre la participación de barristas en hechos de violencia que influyeron en el término de las ligas, Moreno aseguró que "jamás he sentido que han ganado las barras bravas"

"La gran pregunta es otra: ¿Existe la real disposición para eliminar a las barras bravas? La respuesta, de nosotros como ANFP, es sí. Y la respuesta del consejo de presidentes y de las autoridades también es sí. Tenemos que dejarnos de juegos pirotécnicos respecto a la forma de abordar el tema de las barras bravas. Hay países que han sido completamente exitosos en esto y se han demorado. No veo por qué Chile tenga que ser la excepción", dijo.

Sobre el partido interrumpido en el Estadio Bicentenario de La Florida por violentistas, que expuso la falta de garantías de seguridad para el desarrollo de los partidos, Moreno indicó que en ese momento quedó "en evidencia la fragilidad del sistema".

"No puede ser que ocho delincuentes ingresen al estadio existiendo 50 carabineros afuera. Esta situación no es aceptable y deja en evidencia que el sistema no funciona, y que no viene funcionando hace años. Pero no me quedo solo en la crítica al sistema, nosotros como fútbol tenemos que ser capaces y vamos a ser capaces de erradicar las barras bravas de los estadios", aseguró.