La columna de Ernesto Contreras: ¿A qué le temes DC?

Tras derrotar sin problemas a Derrick Lewis, el campeón peso pesado descartó la trilogía con Jon Jones y apuntó a Brock Lesnar como su pelea de retiro.

La columna de Ernesto Contreras: ¿A qué le temes DC?

Por Ernesto Contreras, @contrerasdelzo

Este sábado, el doble campeón Daniel Cormier volvió a dar una cátedra de lucha y sometió sin mayores problemas a Derrick Lewis, para retener su título peso pesado del UFC.

El mítico Madison Square Garden fue testigo de otra sólida exhibición de "DC" quien, a pesar de no estar al 100 por ciento, demostró que su decisión de esquivar la revancha con Stipe Miocic, y aceptar una improvisada pelea con Lewis, fue la mejor decisión.

El oriundo de Houston venía de noquear al ruso Alexander Volkov hace 30 días, en una pelea donde fue ampliamente dominado y de la cual solo pudo zafar gracias a una impresionante derecha a solo 10 segundos del final.

La impactante forma en la cual terminó la pelea, y su ya mítica entrevista semidesnudo en el ring, fueron los factores necesarios para que la empresa viera en él un rival propicio para que Cormier tuviera una primera defensa exitosa, y de paso salvar un evento duramente golpeado por las lesiones.

Una vez consumada su fácil victoria, sobre un rival que carece de nivel de campeonato, Cormier aseguró que su próxima pelea, y probablemente la última, será contra el actual campeón universal de la WWE, Brock Lesnar.

Lesnar, ex campeón peso pesado del UFC, es uno de los nombres más lucrativos del negocio y ya tuvo su primer cara a cara con Comier, cuando este ganó el título peso pesado en el UFC 226. Sin dudas es un gran nombre, pero no es el que necesita DC para agrandar su legado.

Antes de su retiro, y si su afán es ser considerado el mejor de todos los tiempos, Cormier debe completar la trilogía con Jon Jones, y derrotarlo de una buena vez.

Consultado al respecto Cormier aseguró que no peleará con un "tramposo" como Jon Jones, pero su contradicción radica en que no tuvo problemas en pactar un combate con Lesnar, quien también dio positivo por esteroides en el UFC 200.

Ad portas de cumplir los 40 años, y en el mejor momento de su carrera, Cormier debe enfrentarse con Jones por última vez, para demostrar que es el real campeón de la división semipesado, algo que logrará solo si derrota a su némesis, el mismo que le propinó las únicas derrotas de su carrera.