La columna de Ernesto Contreras: El BMW de la victoria

Revisa la opinión del periodista de Al Aire Libre en Cooperativa.

La columna de Ernesto Contreras: El BMW de la victoria

Cristian Garin es el nuevo 33 del mundo. El ariqueño ascendió 14 lugares en el escalafón tras su brillante semana en Munich, y se consolidó como el mejor tenista sobre polvo de ladrillo en lo que va de temporada.

Sí, es cierto. "Gago" tiene mejores números que Rafael Nadal y Dominic Thiem sobre esta superficie y es uno de los cuatro tenistas del mundo con dos títulos en esta temporada. Un logro que comparte con un tal Roger Federer, el citado Thiem y el griego Stefanos Tsitsipas.

Además, Garin está en el puesto 16 en la carrera al Master y es el número uno del mundo en el ránking bajo presión, un sistema que mide el rendimiento de los jugadores en situaciones extremas del partido, ya sean break points, tie breaks o sets decisivos, entre otros aspectos del juego.

Precisamente el aspecto mental era uno de los grandes plus que tenía el nortino en juniors, donde depredaba a sus rivales gracias a un gen competitivo pocas veces visto en un tenista de su edad. Esta cualidad lo llevó a ganar Roland Garros dando un año de ventaja y a liderar el equipo chileno que se coronó campeón mundial el año 2010.

Pero la transición al profesionalismo no fue fácil. Garin debió asumir a los 16 años una responsabilidad inédita en un tenista chileno y tuvo que cargar sobre sus hombros la pesada bandera del recambio, tras los retiros de González y Massú.

Sin cumplir aún la mayoría de edad, Garin debió comenzar a definir series de Copa Davis en lugares inhóspitos y con el público en contra. El ariqueño competía, pero no le alcanzaba. Dolorosas derrotas en Manta, Barbados, Medellín y San Juan fueron afectando su confianza y lo hicieron cuestionarse, incluso, su futuro en el tenis.

El "chaqueteo", tan propio de nuestra cultura, fue un enemigo con el cual Garin debió convivir desde que era un niño y resultó ser uno de los motivos por el cual se fue a vivir al extranjero por un par de años.

Hoy, los mismos que le pusieron "Malín" después de la Davis ante Colombia, celebran en Plaza Italia los títulos y récords del iquiqueño, y ya tienen sus tickets en primera clase para irse cómodamente sentados en el carro de la victoria.