La columna de Ernesto Contreras: El resiliente Nicolás

Revisa la opinión del periodista de Al Aire Libre tras el título de Jarry en Bastad.

La columna de Ernesto Contreras: El resiliente Nicolás

La derecha invertida de Nicolás Jarry no pudo ser contrarrestada por el "Topo" Londero, y el chileno cae de rodillas en la cancha central de Bastad. Un grito de desahogo acompaña su instintiva reacción.

"El Príncipe" acaba de conseguir su primer título ATP, tras caer en los partidos decisivos de Sao Paulo y Ginebra, lugar donde sufrió una de las derrotas más traumáticas de su carrera. En Suiza, el nacional perdió la final ante el alemán Alexander Zverev, cinco del mundo en ese entonces, luego de desperdiciar dos puntos de campeonato. Esa mañana, el nieto de Jaime Fillol lloró como nunca antes lo había hecho en una cancha de tenis.

Es que el año de Jarry no ha sido sencillo. Luego de tener una gran explosión la temporada anterior, el santiaguino arrancó el 2019 con cinco derrotas consecutivas en la primera ronda. Su ranking bajó y las críticas sobre su estilo de juego crecieron, pero el "Nico" siempre creyó en la forma. Y los frutos finalmente llegaron.

En Suecia, Jarry jugó el mejor tenis de su vida y una muestra de ello es que no cedió ningún set durante toda la semana, un hecho impensado para un jugador acostumbrado a estirar los partidos hasta hartazgo.

Los réditos que dejará este título serán enormes en su carrera. En Bastad, Jarry jugó la final como un experimentado, a pesar que las condiciones climáticas eran muy complejas. El chileno manejó los nervios como un veterano y cuando tuvo que remar desde abajo lo hizo con calidad, una muestra de ello son las dos bolas de set que levantó en el tie break de la primera manga.

Un punto a destacar es el espíritu resiliente del chileno. En la final de Sao Paulo dispuso de una ventaja de un set y break ante Fabio Fognini, y en Suiza gozó de dos pelotas de partido antes que Zverev le diera vuelta una final que tenía prácticamente ganada. Una vez conseguido el título en Suecia, "Nico" entregó las lecciones que dejaron esas derrotas.

"Con Fabio Fognini estuve break y set arriba, y con Alex Zverev tuve dos match points y no se dio, pero fueron partidos muy duros, en los que dejé todo, hoy también lo hice con la ilusión de que se me diera y así fue".

Por otra parte, el criollo se refirió al nivel mostrado en Bastad: "Pude jugar un muy buen tenis, uno de los mejores de mi vida. O sea, ganar un campeonato sin perder ningún set es muy difícil y lo logré hacer. En ningún momento estuve apretado, casi siempre estuve con el control de la mayoría de los partidos y eso significa mucho. Estoy jugando muy bien y espero que este título me de un plus de confianza para seguir", declaró al micrófono de Cooperativa en Suecia.

Con este triunfo, Jarry alcanzó el puesto 38° del mundo y junto a Cristian Garin (37°) lucharán por dos objetivos que tienen en común: Dar la pelea en la Copa Davis de Madrid y lograr una impensada clasificación a la Copa de Naciones de la ATP a efectuarse el próximo año en Australia.

Armas tienen de sobra.