La columna de Ernesto Contreras: #FEDAL, un regalo para el tenis

El periodista de Al Aire Libre anticipa el gran duelo que se vivirá en semifinales de Roland Garros.

Foto: EFE La columna de Ernesto Contreras: #FEDAL, un regalo para el tenis

Miami, año 2004. Un joven Rafael Nadal, de solo 17 años, daba la gran sorpresa al eliminar a Roger Federer, número uno del mundo en ese entonces, en la primera ronda del segundo Masters de la temporada. Nadal caería en la siguiente fase ante Fernando González, pero ese 29 de marzo quedará en la memoria como el día que comenzó la rivalidad más trascendente en la historia del tenis.

Quince años después, los dos mejores tenistas de todos los tiempos reescribirán otro capítulo cuando choquen este viernes en las semifinales de Roland Garros, el mismo torneo donde el manacorí ha levantado once veces la corona.

La leyenda indica que el de este viernes será el enfrentamiento número 39 entre ellos, con balance favorable para "Rafa" con 23 triunfos, contra 15 del suizo. El desglose de los números favorecen ampliamente al balear, quien llega con una clara ventaja estadística para el partido de semifinales.

Imagen foto_00000002

Nadal ha vencido a Federer las cinco veces que se han enfrentado en París, siendo la última de ellas en la final del 2011 donde el español ganó en cuatro sets. Pero la paternidad del hispano no se remite solo a la arcilla parisina.

Nadal tiene un récord de 13-2 en encuentros sobre polvo de ladrillo, y no pierde ante Roger en esta superficie desde el año 2009. Es más, en choques en Grand Slam el actual dos del mundo lidera con nueve victorias y tres derrotas.

Pero sería injusto decir que el suizo carece de opciones de triunfar. Sin ir más lejos, no pierde ante su némesis desde las semifinales del Abierto de Australia 2014 y desde ese entonces suma cinco triunfos consecutivos ante "Rafa", cuatro de ellos en partidos de definición (Basilea 2015, Abierto de Australia 2017, Miami 2017 y Shanghái 2017).

Imagen foto_00000003

Federer, quien no jugaba en París desde el 2015, arribó solo con un puñado de partidos en tierra luego de dos temporadas completas sin jugar en dicha superficie, y de la mano de un evolucionado tenis de ataque se encuentra con una gran oportunidad de dar un golpe maestro en esta épica rivalidad.

"Contra él siempre va a ser duro, pero nunca se sabe. Para mí llegar hasta Rafa no ha sido sencillo. Han sido necesarios cinco partidos y ahora estoy contento de jugar contra él, porque si quieres lograr algo en la arcilla, inevitablemente tendrás que pasar por él. Rafa es muy fuerte y sabes que estará allí. Cuando decidí volver a la tierra sabía que podía cruzarme con él; si hubiera querido evitarlo, entonces no debería haber regresado a esta superficie", sentenció el suizo.

Nadal, en tanto, desestimó la ventaja que le dan los números.

"El viernes sabemos lo que sirven los números. Yo tengo que hacer las cosas de la mejor manera para que pesen más mis victorias en esta pista. Dentro de que es un partido especial, es un partido de tenis. Normalmente el que está más preparado es el que tiene más opciones de ganar. El mérito de haber llegado los dos tan lejos es la ilusión y la pasión por lo que hacemos. En mi caso, lo que mantiene la mecha viva es la ilusión por el deporte y por jugar en los escenarios que he jugado tantos años sabiendo que no es para siempre. Mientras sea feliz aquí sigo. Jugar en unas semifinales de Grand Slam con Federer son los momentos por los que uno trabaja día a día. Espero prepararlo de la manera adecuada para poder disfrutarlo", sentenció el oriundo de Manacor.

El #FEDAL39 es una realidad, disfruten.