La columna de Ernesto Contreras: La bestia huele sangre

El periodista de Al Aire Libre en Cooperativa analiza la lucha por el número uno del mundo entre Novak Djokovic y Rafael Nadal.

Foto: Archivo EFE La columna de Ernesto Contreras: La bestia huele sangre

Si a principios de año decíamos que el número uno del mundo que ostenta el serbio Novak Djokovic estaba en riesgo, la mayoría creería que se trataba de una broma.

El balcánico arrancó la temporada a tope con el título del Abierto de Australia, y su escasa defensa de puntos en el primer semestre, sumado a su corona en Wimbledon, aventuraban un año tranquilo para "Nole" en lo más alto del escalafón. Pero vino la gira norteamericana sobre cemento y todo cambió. Para mal.

Djokovic comenzó a manifestar molestias en su hombro, lo cual mermó su rendimiento y le impidió defender las coronas en Cincinatti y Nueva York, situación que le provocó una sangría de más de dos mil puntos. Y ante esta situación, "La Bestia" olió la sangre.

A sus 33 años, pocos apostaban que Rafael Nadal estaría con la primera opción de arrebatarle el número uno al serbio, pero el magnífico año del manacorí lo puso en la pole position para terminar la temporada en lo más alto.

"Rafa" arrancó el año haciendo final en Australia, pero tuvo que esperar hasta Roma para levantar su primer título. Luego vino el trámite de todos los años en Roland Garros y una magnífica gira sobre cemento, donde alzó los títulos en Montreal y en el US Open, mostrando el mejor nivel de su carrera sobre pista rápida.

Luego de la épica final con Medvedev en la Gran Manzana, Nadal acortó la distancia a solo 640 puntos con "Nole" y su asalto a la cima pareciera ser solo cosa de tiempo.

El serbio confirmó que no deberá pasar por el quirófano por sus molestias en el hombro, por lo que podrá disputar la gira asiática, donde defiende el título del Masters 1.000 de Shanghai, y posteriormente deberá defender las finales en París-Bercy y en el Nitto ATP Finals. En total son 2.600 puntos los que estarán en juego, y no hay certeza sobre la respuesta que tendrá su hombro izquierdo.

Nadal, por su parte, tiene el camino despejado para retornar a lo más alto. El oriundo de Manacor no defiende puntos en la parte final del año, y todo lo que sume será ganancia, aunque resta ver como evoluciona de su molestia en la muñeca, algo que lo llevó a jugar infiltrado en la reciente Laver Cup.

Si el español está sano su retorno al máximo sitial del tenis es solo cosa de tiempo, pero el amor propio del serbio es un factor que debemos considerar siempre, sobre todo si está a 40 semanas de romper un récord que parecía imposible: Superar las 310 semanas consecutivas de Roger Federer en la cima. Veremos si "Rafa" y su hombro se lo permiten.