La columna de Ernesto Contreras: La bestia reclama su lugar en la cima

El periodista de Al Aire Libre comenta el nuevo título de Rafael Nadal en Roland Garros.

Foto: EFE La columna de Ernesto Contreras: La bestia reclama su lugar en la cima

Cuesta encontrar adjetivos para calificar la nueva proeza de Rafael Nadal en Roland Garros. Los conceptos "sublime", "arrollador", "excelso", "apoteósico", se quedan cortos al momento de analizar lo que el español ha logrado a sus 33 años recién cumplidos.

La nueva demostración de "Rafa" en París es algo que el tenis nunca antes vio, y probablemente pasarán décadas antes que volvamos a ver a un deportista someter a sus rivales tal como lo hace el manacorí cada vez que juega en la arcilla francesa.

Es que ayer el austríaco Thiem debe haber jugado uno de sus mejores partidos en todo el campeonato, y sólo le alcanzó para ganar un set antes que la bestia española retornara del baño para encajarle un doble 6-1 en los siguientes parciales.

Con este duodécimo título en Roland Garros, Nadal pulverizó todos los récords existentes y ya es hora de discutir seriamente su status como el mejor tenista de la historia del tenis. Una discusión que, por ahora, se reduce netamente a Roger Federer y Rod Laver, pero el zurdo español ya tiene los logros suficientes como para discutir su sitial en lo más alto del deporte blanco.

Con sus 12 trofeos, Nadal dobló en títulos al sueco Björn Borg, segundo máximo ganador en la historia del certamen, y superó a la australiana Margaret Court como el máximo ganador del mismo torneo del Grand Slam. Además, no es exagerado decir que se transformó en un jugador invencible en París.

De 95 partidos jugados en la arcilla parisina, "Rafa" ganó 93 y solamente dos veces llegó al máximo de sets. De hecho, recién conoció la derrota el año 2009 cuando ya había ganado 31 partidos y cuatro torneos en línea. En aquella ocasión fue derrotado por Robin Soderling, en una actuación que cada año cobra mayor valor histórico para el sueco.

Después de esa sorpresiva caída, Nadal hilvanó 39 victorias consecutivas entre 2010 y 2015, hasta que fue derrotado por un inspirado Novak Djokovic. Tras esto, Nadal nunca más perdió en la Ciudad Luz.

Actualmente, el zurdo ostenta 18 títulos del Grand Slam y está a solo dos del récord del suizo Roger Federer, y es un hecho que tarde o temprano romperá dicho registro, aunque el de Manacor prefiere tomarlo con cautela.

"Nunca pienso demasiado en alcanzar a Federer. No estoy preocupado por este tema. No puedo estar frustrado porque el vecino tiene una mejor casa. Yo no veo la vida así. Claro que me motiva igualar a Federer, pero no me obsesiona y jamás me ha obsesionado. No es la razón por la que juego los torneos porque esa no es la forma que tengo de entender el deporte ni encarar mi carrera deportiva. Ganar 12 veces aquí tiene un significado único y valoro mas eso que cualquier otra estadística", cerró el actual número dos del mundo.

Con Wimbledon a la vuelta de la esquina, Nadal tendrá la oportunidad de dar un nuevo golpe en el territorio favorito de su más clásico rival, y en caso de conseguir la corona no sería imprudente llamar a Rafael Nadal Parera como el más grande tenista de todos los tiempos.