La columna de Ernesto Contreras: La nueva estrella

El periodista de Al Aire Libre comenta la carrera de Israel Adesanya tras su victoria sobre Robert Whittaker.

Foto: ufcespanol.com La columna de Ernesto Contreras: La nueva estrella

Luego del auge, y posterior caída, del irlandés Conor McGregor el UFC ha estado esperando pacientemente por la nueva figura que sea capaz de llenar el gigante espacio dejado por "The Notorious". Y luego de mucho esperar, la compañía estadounidense finalmente encontró al peleador que llenará el hueco gigante que dejó el ex doble campeón. Se trata de Israel Adesanya.

El nigeriano deslumbró al mundo el sábado luego de noquear al australiano Robert Whittaker, para convertirse en el nuevo campeón indiscutido del peso mediano.

"The Last Stylebender" marcó diferencias desde su llegada a la empresa. Tan hábil dentro del octágono, como fuera de él, el peleador destacó desde un inicio por su depurado kickboxing y su afilada lengua, lo cual lo llevó a conseguir rápidamente peleas de alto calibre.

Pero al igual como lo hizo McGregor en sus comienzos, Adesanya respaldó cada una de sus palabras adentro de la jaula.

Después de desarrollar su carrera profesional en boxeo y kickboxing, el africano realizó la transición a las MMA en el año 2017 y su debut se produjo en el UFC 221. Desde ese momento, Adesanya ha sido una de las estrellas con mayor crecimiento de la promotora.

El oriundo de Lagos mantuvo su invicto con grandes triunfos sobre Rob Wilkinson, Marvin Vettori, Brad Tavares y Derek Brunson, lo cual lo transformó en el mejor novato del año 2018. Pero su consagración estaba aún por llegar.

El UFC 234 llevó al nigeriano al siguiente nivel. La repentina enfermedad del entonces monarca Robert Whittaker, lo instaló sorpresivamente en el evento principal del PPV frente a la leyenda Anderson Silva. En lo que fue la mejor pelea de la noche, "The Last Stylebender" superó al brasileño en una espectacular decisión y se ganó su primera oportunidad titular. ¿Su rival? Kelvin Gastelum.

Si existía alguna duda sobre las cualidades del espigado peleador, todas quedaron disipadas en el UFC 236. En la mejor pelea en lo que va de año, y quizás una de las mejores en la historia de la división, Adesanya venció a Gastelum en cinco asaltos y se convirtió en el campeón interino de la división. El resto ya es historia.

En la pelea más importante de su carrera, el nigeriano fue hasta Australia y frente a 57 mil fanáticos noqueó al ídolo local, unificó cinturones y se convirtió en el monarca indiscutido de las 185 libras. Su presentación quedará en el recuerdo como una de las más espectaculares que hayamos visto en una pelea titular.

Ahora, su desafío será el también invicto Paulo Costa y de superarlo se avecina una súper pelea ante Jon Jones, para muchos el mejor peleador de todos los tiempos.

"Aún tengo que defender mi título. Primero debo acabar con tres o cuatro asesinos y cuando lo haga me ocuparé de Jones. Subiré de división y le patearé el trasero. Ya lo he dicho: Raiders Stadium, Las Vegas 2021", sentenció el campeón.