La columna de José Arnaldo Pérez: El Pacman y el fantasma

Revisa la opinión del periodista de Al Aire Libre en Cooperativa.

La columna de José Arnaldo Pérez: El Pacman y el fantasma

Pacman, el popular juego lanzado el año 1980 debía recorrer un camino donde consumía lo que había a su paso, pero debía tener cuidado con los fantasmas que asolaban la ruta y que le podrían costar la vida al redondo protagonista. No obstante, había una forma de derrotarlos alcanzando unas vitaminas poderosas y así lograr la victoria. Al ingerir estos elementos los que se espantaban eran los espectros que huían despavoridos. Pero esos poderes no eran para siempre, por lo que una vez más volvían a la carga los adversarios para ganarte.

El deporte tiene amplia similitud con los videojuegos y en especial con éste. Hay que derrotar a los fantasmas que te persiguen, ser lo suficientemente astuto para recorrer el camino adecuado y evitar ser acorralado por factores adversos, mismos que podrían congelar la carrera de un atleta. Claudio Romero lo sabe bien, luego de ser campeón del mundo en series menores del lanzamiento del disco tuvo que cargar con ese peso, derrotar los fantasmas propios, y los externos, que entre otras cosas llevaban aparejada la presión de ser desde muy joven una promesa que se espera en la categoría adulta concrete rápido con triunfos lo que logró siendo más joven.

Al menos en el Panamericano Sub 20 de atletismo que se desarrolló en Costa Rica lo consiguió y se coronó campeón. Y vaya paradoja, en ese frío julio del 2017 cuando alcanzó el cetro planetario nevó, igual que este fin de semana en ciertos sectores de la capital.

Cuando se es más joven hay licencia para ser imprudente, ya que es la forma de afrontar temores y desafíos, y devorarlos, tal cual en el videojuego. Pero hay que ser cautos, porque conseguir actuaciones contundentes te llevan a ir por mayores logros, los que pasado el tiempo, como esos fantasmas, pueden volverse contra las pretensiones mayores. Por eso, y ahora que el golf está nuevamente como foco de atracción, se espera que lo alcanzado por Antonia Matte, que con tan solo 16 años se situó segunda en la edición 119 del Women's Western Amateur en Chicago, Estados Unidos, en un evento que aglutinó a 114 competidoras siga la ruta adecuada a mayores logros futuros. Porque el esplendor logrado debe ser convenientemente manejado por una ruta adecuada, a fin que avance niveles, y al igual que Joaquín Niemann nos tenga esperanzados en cada torneo que participe.

En cada videojuego superar etapas hace que todo sea más difícil, pero mientras mayor sea la adversidad igualmente superior debe ser la capacidad de imponerse. Por eso cuando se llega a lo alto la retribución llega por añadidura. Luis Flores es un tenimesista que gracias a su gran actuación en los Juegos Paranacionales fue reconocido como el mejor deportista Paralímpico de toda América correspondiente a junio.

El Pacman tiene una virtud, pasan los años y aunque surjan nuevos competidores sigue siendo efectivo, goza de amplia popularidad y por más ruido que hagan los oponentes les resulta difícil derrotarlo. Curiosamente con Many Pacquiao que tiene el apodo de ese videojuego calza a la perfección lo señalado.

Está cerca de los 41 años y demuestra que sigue siendo un boxeador de élite. Por más ruido que hiciera Keith Thurman, por susto que quisiera meter, terminó siendo un fantasma que se diluyó en la disputa del título mundial de los Welter de la Asociación Mundial. Intentó acorralar al filipino, y aunque éste se escabulló por breves instantes, "Many" escogió el camino correcto y se fortaleció, le propinó un certero golpe a Thurman, y ya en el primer asalto lo hizo encontrarse con la lona. De allí en adelante el estadounidense –diez años menor- sólo tuvo escaramuzas que no lograron dañar mayormente a Pacquiao.

La lección por tanta bravata la pagó con sangre, literalmente. Se acabó de paso el invicto que tenía. Aunque al término de la contienda un juez extravió los lentes y le dio la victoria en su tarjeta al "gringo", los otros dos no tuvieron dudas y dijeron que el oriundo de Kibawe superó la prueba dejando la ruta sin objetos y llevándose el justo premio que lo deja en el nivel superior... Pasa el tiempo y el "Pacman" demuestra que se convierte en un clásico, que es de los mejores... ¡Ah! el videojuego también.