La columna de Marcelo Barticciotto: Que Mosa sepa que yo seré el primero en cobrarle la palabra

El comentaristas de Al Aire Libre se refirió a las elecciones en Blanco y Negro.

Foto: Archivo La columna de Marcelo Barticciotto: Que Mosa sepa que yo seré el primero en cobrarle la palabra

Parece inminente el apoyo del Club Social a Aníbal Mosa. Soy de la idea de un Colo Colo sin sociedad anónima, pero hasta que el club no logre juntar la cantidad de acciones para hacerse dueño, no tiene otra alternativa que apoyar a quien se comprometa a realizar un proyecto deportivo y social acorde a las raíces de Colo Colo.

Tanto el club como Mosa deben aprender de sus errores. Uno por hacerse respetar y hacer cumplir lo prometido, y el otro por cumplir el compromiso, no sólo hecho ante dicho club, si no con los millones de colocolinos que están cansados que les mientan en la cara.

El compromiso de Mosa, moral y ético, es mucho más fuerte que cualquier palabra o firma. Se lo vamos a cobrar, y yo seré el primero.

Llega al directorio a Harold Mayne-Nicholls, un hombre de fútbol que, tengo entendido, está muy entusiasmado con el proyecto y con caminar de la mano con el Club Social y Deportivo Colo Colo. Es una persona que siempre se interesó en lo social, desde dentro de la ANFP y desde su fundación una vez fuera de la testera del fútbol chileno.

Si todo se cumple como se ha prometido desde el círculo íntimo de Aníbal Mosa y se lleva a cabo éste proyecto ambicioso y prometedor, me van a tener ahí apoyando por un Colo Colo acorde a su historia, siendo no sólo un club de fútbol, si no un Club Social y Deportivo por y para su gente, porque la frase de David Arellano a sus compañeros "Vámonos Quiñones" traía consigo un montón de sueños y no existe nadie en el tiempo que los puede obviar, sueños de un club de todos, pero mucho más, de los que venimos bien de abajo, pero somos parte de un club que siempre estuvo bien arriba, y ya es hora que recupere su sitial.

Le quiero pedir algo con mucho respeto al hincha: Empiecen a involucrarse, a hacer en lugar de decir y a trabajar en lugar de criticar. Colo Colo los necesita a todos, no sobra nadie y ustedes son los verdaderos dueños de ésta gloriosa institución.

Yo sigo soñando, y soñar no cuesta nada, pero que Aníbal Mosa sepa que yo seré el primero en cobrarle el compromiso y su palabra, y sé que los millones de colocolinos van a ir detrás mío.