La columna de Pelotazo: Bravo campeón

Manchester City ganó la Premier League y el portero chileno sumó una nueva copa a su historial.

La columna de Pelotazo: Bravo campeón
Llévatelo:

Campeón hay por montones, dice la canción. El problema es que pese a que varios la cantan, pocos la aplican. Tanto en Chile, como en el extranjero.

Manchester City se consagró bicampeón de la Premier League y en el plantel está Claudio Bravo. El portero no jugó en toda la temporada por lesión y sólo estuvo citado en dos encuentros.

Según el reglamento del torneo inglés hay que jugar un mínimo de encuentros para recibir la medalla de campeón y eso suena lógico. Sin embargo, no implica que quienes no la reciban dejen de ganar el título. Ahí parte el problema.

Por el hecho de no colgarse una presea en el cuello, para algunos el arquero no es monarca en Inglaterra. O sea, es una extensión de lo ocurrido con David Pizarro con el mismo club y el mismo torneo en 2012 y con Bravo en la Champions League en 2015.

Puedo respetar, porque no lo entiendo, que el reglamento de una competición ponga un "piso" de apariciones para entregar condecoraciones a los futbolistas. Pero no respeto, ni entiendo, que no se considere a esos jugadores como ganadores tal como quien jugó todos los partidos.

Al menos los clubes no son estúpidos. Porque ellos permiten que todo su plantel festeje en cancha el logro obtenido. ¿Se imaginan que los equipos dejen aparecer en la foto sólo a los futbolistas que cumplen con el reglamento? Sería una locura.

¿Qué culpa tiene un suplente que el técnico del equipo prefiera a otros jugadores por sobre él? ¿Eso le quita mérito? No.

¿Qué culpa tiene un jugador de lesionarse y perderse la temporada? ¿Eso le quita mérito? No.

Siempre lo he dicho. Si Chile hubiera sido campeón del mundo en 1998, Marcelo Ramírez y Carlos Tejas, pese a no jugar un partido, habrían sido tan campeones como Nelson Tapia. Es que los mundiales son distintos, dirá alguien. Bueno, ningún torneo es igual a otro. Y queda claro con los reglamentos particulares de Inglaterra o de la UEFA.

Ante ello no me hago problema. El fútbol es transversal, y como tal, para mí si un jugador es parte de un plantel es campeón y listo.

De hecho el primer título de los dieciocho que tiene Bravo lo van a discutir tal como el del City. ¿Se acuerdan del Colo Colo de la quiebra? ¿El que fue campeón del Clausura 2002? Ese equipo dirigido por Jaime Pizarro tenía en el plantel a quien cuatro años después se haría famoso en la final del Apertura ante Universidad de Chile.

En resumen Bravo ganó copas con el cacique (2), con la Real Sociedad (1), con el Barcelona (8), con el Manchester City (5) y con Chile (2).

Así como igualó a Eduardo Vilches como el segundo futbolista chileno con más títulos (18) y quedó sólo a dos del récord de Arturo Vidal.

Es razón de alegría ser contemporáneo a personas exitosas, y si Reinaldo Rueda se decide, el portero estará en Brasil 2019.