La columna de Pelotazo: Los ineptos de la ANFP

¿Quién es el goleador histórico de Primera División en Chile? Si no lo tenemos claro es por culpa de Quilín.

La columna de Pelotazo: Los ineptos de la ANFP

En tiempos en los que estamos sin fútbol chileno, como andamos aburridos, es entretenido debatir por culpa de este deporte: quién es el mejor arquero, el mejor defensa, el mejor volante, el mejor delantero o el mejor técnico.

Cuando se acaban esos temas pasamos a otros: mejor equipo, mejor selección, mejor torneo, hasta mejor árbitro. ¿No ven que andamos con tiempo? Bueno y así llegamos a interrumpir el eterno descanso de Francisco Valdés, y a Esteban Paredes, que tiene cosas más importantes que discutir en este momento, antes que revisar sus 216 goles en el torneo nacional.

Claro, porque son 216 tantos. Doscientos dieciséis. Repito. 216.

Apareció un grupo de historiadores del fútbol que plantea que el goleador de Colo Colo tiene 215 goles, tal como el capitán de Chile en Alemania Federal 1974. ¿Cuáles son los goles de la discordia?

Remontémonos al 30 de enero de 2011 en el Estadio Monumental. Colo Colo empató 2-2 ante Cobresal y Paredes anotó un tanto a los 86 minutos. Días después se supo que la dirigencia de Colo Colo, otros ineptos, inscribieron mal al jugador albo Joan Muñoz, que estuvo en la banca ante los mineros, y la ANFP como castigo dio por ganador del encuentro a Cobresal (3-0).

O sea, la ANFP le quitó un gol a Paredes. ¿Estamos claros?

Ahora vamos al 5 de octubre de 2019 también en Macul. El capitán de Colo Colo le anotó a Universidad de Chile y llegó a 216 goles. No lo digo yo, lo dijo la ANFP que el el 9 del mismo mes le regaló una "estrella" al jugador del cacique. A lo actor de Hollywood, Paredes tiene en el suelo de Quilín un registro que lo acredita como goleador histórico de Primera División.

Si contamos todos los goles del atacante, para llegar a 216, hay que sumar el tanto ante Cobresal. Entonces la ANFP borró con el codo lo que escribió con la mano. Todo es culpa de ellos.

Como a la ANFP nunca le ha importado la historia, las estadísticas, se meten en forros como estos. Porque en 2011 hubo un comunicado para decretar el 3-0 de los nortinos, pero jamás dijeron que se mantenían los goles de los jugadores que anotaron en ese duelo.

Es más, dejaban claro que el marcador se aplicaba a la tabla de posiciones, por ende, también a la tabla de goleadores. O sea, tres goles de "escritorio" para Cobresal. Convengamos que Paredes no tiene la culpa que sus dirigentes no sepan hacer la pega.

Aclarado lo de Paredes, vamos con "Chamaco". Si Esteban tiene 216... ¿cuántos tiene Francisco? También 216.

El grupo de historiadores antes mencionado no cuenta los goles de las liguillas a Copa Libertadores. Yo sí. ¿Cómo no voy a contabilizar el mini torneo que durante años sirvió para elegir al subcampeón del fútbol chileno y que tenía cupo al torneo internacional?.

Hasta 1999 a ese campeonato clasificaba el campeón y el subcampeón de cada país. ¿Y cuál era el método de Chile para elegir al segundo? La famosa liguilla. Lo que ocurre es que nuestra memoria relaciona que quien terminaba sublíder en la liga, generalmente ganaba la liguilla. Tal como pasó en 1994 y 1995 con Universidad Católica.

¿Qué opina la ANFP de las liguillas? Nadie sabe.

Remontémonos a la primera de todas las liguillas: la de 1974, que clasificaba a la Libertadores del año siguiente. El 11 de febrero de 1975 Colo Colo venció 4-2 a Palestino y un gol lo hizo Valdés. Ese gol no le cuentan a Chamaco. Me gustaría que Valdés estuviera vivo y le fueran a decir en su cara que le borraron o no le cuentan un gol. Es muy fácil joderle la vida al resto.

De esta forma tenemos cuatro facciones ante este tema: los que dicen que están empatados en 216 (hola), que están parejos en 215, que Paredes gana 216-215 y que Valdés gana 216-215. Súmense donde gusten, pero tengan claro quiénes son los culpables de esta divergencia.

Nos vemos pronto, porque se viene otra polémica de goles.