La columna de Toño Prieto: Clásico extremo

El comentarista de Al Aire Libre analizó a los eternos rivales del fútbol chileno.

Foto: Aton La columna de Toño Prieto: Clásico extremo

El clásico llega como siempre cargado de pasión, visiones y sentimientos opuestos. En esta edición, las diferencias están por todos lados. Colo Colo está segundo y la Universidad de Chile, última a 16 puntos.

En los azules todo está mezclado con necesidades al máximo: Urgencia por ganar y mejorar en el juego colectivo e individual.

Si yo fuera el DT tendría 11 dudas respecto de quiénes deben ser los titulares.

En 12 fechas la mayoría reprueba, apenas unos pocos llegan al regular.

El técnico Alfredo Arias se jugó dando un golpe, pero Fernando de Paul no hizo un buen partido ante Coquimbo como para respaldar ese cambio. No fue más que Johnny Herrera.

Ese carrusel de nombres tiene gran responsabilidad de los futbolistas. Ellos en cancha, más allá de cualquier organización, no tienen respuestas.

Angelo Henríquez aparece con opción como 9, y seguramente su nombre genera esperanzas en el hincha azul. "Siente la camiseta, ahora sí despega, es chuncho".

La realidad es que el juego y repertorio goleados de Angelo son bajísimos en las últimas tres temporadas.

No existe magia cuando el plantel tiene fatiga de material y novatos en defender a un grande en situaciones límites.

La U tiene que afrontar un camino con muchas trampas propias, que se generaron cuando presidía Heller, dirigía Kudelka y contrataba Aguad.

Al otro lado, si bien los números son un aval para tener tranquilidad en Colo Colo, también han pasado por turbulencias. Claro que en comparación a su rival, parecen estar en el paraíso.

Mario Salas ya tiene equipo base, que no siempre funciona, pero que sabe encontrar resultados

Las dificultades han estado en defensa y ataque. Falta de ajustes y regularidad.

Jorge Valdivia recién ante Palestino mostró 45 minutos finales de buen nivel. Antes, solo leves chispazos, insuficientes para las necesidades. Sin ese aporte del "Mago", Colo Colo tendrá problemas. Ahora tiene la gran prueba en el clásico.

Iván Morales irrumpió y trajo soluciones. Muy veloz, decidido a ganar duelos individuales y con hambre. No hay otro como el sub 20 que aún lo ocupan por los costados pese a ser centro delantero.

Costa aún no enamora a los hinchas pero es aporte. Jugador colectivo, que es volante y no delantero.

Colo Colo se presenta como favorito, pero un tropezón puede transformarse en una trampa, que traerá la necesidad de reconocer realidades que hoy se disimulan.

Como siempre hay oportunidades en cada clásico; y el del sábado tiene dos miradas muy nítidas, o salvar un mal momento o hundir al rival.

No hay más.