Columna de Aldo Schiappacasse: Alemania, el frío y la historia

Revisa este artículo del comentarista de Al Aire Libre en Cooperativa.

Foto: Photosport Columna de Aldo Schiappacasse: Alemania, el frío y la historia
Llévatelo:

Ya les hemos contado que es el verano más frío en Rusia desde que se tenga registro. Recién aterrizado en San Petersburgo, la sede de la final del domingo, el viento, el frío y la lluvia golpean fuerte a los que veníamos del calor tibio de Kazán.

Hace un rato, en la conferencia de prensa de la selección, Alexis Sánchez marcó un nuevo punto de separación con Arturo Vidal -su socio inseparable en este equipo- al homenajear a Marcelo Bielsa, citándolo sin pudores para anticipar el duelo con los germanos.

Y Claudio Bravo, recuperado su rol estelar dentro del equipo, disfruta siendo el hombre récord, esas cosas que tanto le gusta destacar a la FIFA, que todavía hace perro muerto con el bochorno del VAR y el penal no cobrado al Gato Silva.

Cristiano Ronaldo se fotografía en su cuenta de Instagram junto a sus mellizos, Eva y Mateo, de gestación tan misteriosa como la de Cristiano Jr, ahora convertido en primogénito. Desde Madrid, el astro vivirá el duelo de su escuadra por el tercer lugar por televisión, lo que agradecen los mexicanos que podrán apostar a un tercer lugar que amortigüe las críticas tras una nueva y dolorosa goleada.

En ese estilo cazurro que lo caracteriza, Alexis nos informa que tiene definido su destino, aunque no dice dónde. Y anticipa lo que todos sabemos: que para los jugadores de La Roja, el favoritismo está por su cuenta, como lo ha sido siempre.

Es una final bonita, porque los alemanes también podrán decir que "taparon bocas", a los que criticaron la decisión de Joachim Löw de traer un equipo joven, que ha terminado imponiendo la vieja escuela del fútbol teutón. Pragmáticos, eficientes, demoledores, no dejan pasar el error del rival. A los mexicanos les marcaron dos goles antes de los diez minutos y el partido quedó sentenciado de la mano de Leon Gorestka, un volante ofensivo de Shalke 04 que es la nueva sensación de la Bundesliga y al que pretende, por supuesto, Bayer Munich para hacerlo jugar al lado de Arturo Vidal para concretar el sueño de ganar la Champions nuevamente.

Löw asegura que Chile es el favorito, pero dice que le gusta la final porque en el primer partido quedó con gusto a poco. Hace frío de nuevo en San Petersburgo, pero la Copa, el fútbol, los héroes y la final parecen cada vez más cálidos. Esta generación quiere romper otro hito.