Según el técnico de Once Caldas, su equipo no supo dominar la ansiedad

El colombiano Luis Fernando Montoya aseguró que la inexperiencia de sus pupilos pesó a la hora de dirimir el título intercontinental con los portugueses de FC Porto en Yokohama, Japón.

Llévatelo:

Tras caer derrotado ante FC Porto de Portugal en la final de la Copa Intercontinental de clubes, el entrenador de Once Caldas de Colombia, Luis Fernando Montoya, señaló que su elenco fue dominado por la ansiedad y le faltó confianza y manejo del balón.

 

Montoya, que calificó el partido de "muy cerrado", afirmó que les faltó "tranquilidad para mantener la pelota", puesto que la tanda de penales "es una lotería".

 

"Nos dominó la ansiedad", reconoció el estratega cafetero.

 

El técnico defendió a sus futbolistas al asegurar que no les faltó ambición, pero admitió que se vieron superados por el juego de sus contrincantes.

 

"En el segundo tiempo tuvimos posibilidades. Hicimos un fútbol más lucido, más práctico, pero no teníamos la pelota, ni esa seguridad, y algunos jugadores se fueron llenando de desconfianza. Esa parte es fundamental", señaló.

 

Montoya también recordó la última final de la Copa Libertadores, en la que dieron la gran sorpresa al vencer a Boca Juniors en la tanda de penales.

 

"Hoy (domingo) nos tocó perder", afirmó y concluyó diciendo que su equipo había hecho "un trabajo muy decoroso".

 

El portero de Once Caldas, Juan Carlos Henao, que sostuvo con sus intervenciones a su equipo durante los 120 minutos del partido, alabó el encuentro que realizó Porto.

 

"Se prepararon bien físicamente. Nos sorprendió bastante. Fue un equipo que se colocó bien en la cancha, que cuando tuvo que meter metió y cuando tuvo que manejar el balón lo manejó. Nosotros nos quedamos atrás", afirmó el arquero.

 

Sobre su futuro, el pintoresco guardavallas se mostró enigmático al limitarse a señalar que hasta el momento no tiene nada concreto y que estudiará las ofertas que le puedan llegar.

 

Asimismo, Henao le restó trascendencia al incidente que acabó con la expulsión del brasileño Diego durante la definición desde los 12 pasos.

 

"Lo que interpretamos el árbitro y yo fue un insulto, pero lo dijo en su idioma y no entendimos mucho. No sé por qué. En el partido no hubo ningún roce", manifestó.

 

"Durante el encuentro me dijo en español que cuántas veces la iba a atajar, que por qué no la dejaba entrar, y al final cuando concretó el penal, creo que descansó y de ahí la reacción que tomó", agregó el portero colombiano. (EFE)