La columna de Pelotazo: Asesinos del fútbol joven

Lo que ocurre en Rancagua es consecuencia de malas decisiones.

Foto: Photosport La columna de Pelotazo: Asesinos del fútbol joven

Enojado. Triste. Superado. Así estoy tras ver los primeros dos partidos de la selección chilena sub 20 en el Sudamericano.

Sigo sin entender cómo se mantiene como técnico una persona incapaz. Héctor Robles fue penúltimo en el torneo anterior y le dieron una segunda oportunidad. Chance que claramente no está aprovechando.

No se ve un cambio con respecto a 2017. El equipo juega desordenado, sin convicción, esperando que una individualidad salve el partido. El DT lleva seis partidos dirigidos y no ganó ninguno.

Hay algo peor que los partidos de la Roja: las conferencias de prensa de Robles. Cero autocrítica y con declaraciones como "parece que estuviéramos obligados a ganar todos los partidos" o "fue un partido parejo".

La primera frase fue tras el empate con Bolivia. Jugando de local ante los altiplánicos es obligación ganar. Es el rival más débil de Sudamérica. El problema es que hay que demostrarlo en cancha. Y Chile hizo poco, tan poco, que por momentos los verdes dominaron las acciones.

La segunda frase fue luego de la derrota ante Venezuela. Si no fuera por el portero chileno, la Vinotinto hubiera goleado. De parejo nada.

Entonces tenemos un técnico que no ve la realidad o que miente. En el caso que sea lo segundo, tengo la certeza que la gente no es estúpida y no compra las sandeces que les dicen.

Van cuatro años perdidos, por no decir seis, y la ANFP no se ve preocupada. Primero, porque mantiene entrenadores que no aportan nada. A India clasificamos a punta de "rajazos" y en el Mundial estuvimos entre las cuatro peores selecciones de un total de 24.

Y segundo, porque hay cero interés en el fútbol joven. Cuando quisieron sectorizarlo por zonas del país y en Santiago jugar casi todo en Quilín, se fue todo a buena parte. No hay competencia, no hay presión y luego pretenden que rindan en un Sudamericano. Imposible.

Gracias por hacer pedazos el futuro del fútbol chileno, y ténganlo claro, en la vida todo se devuelve. Ya llegará la hora en que paguen por tantas malas decisiones.