Todas las Noticias de Universidad de Chile Todas las Noticias de Coquimbo Unido Todas las Noticias de Universidad Catolica Todas las Noticias de Colo Colo Todas las Noticias de Palestino Todas las Noticias de Unión Española Todas las Noticias de Deportes Iquique Todas las Noticias de Everton Todas las Noticias de O'Higgins Todas las Noticias de Ñublense Todas las Noticias de Huachipato Todas las Noticias de Cobresal Todas las Noticias de Copiapó Todas las Noticias de Audax Italiano Todas las Noticias de Cobreloa Todas las Noticias de Unión La Calera

Horacio Zeballos tuvo su revancha soñada ante Rafael Nadal en la final de Viña

El argentino rompió todos los pronósticos y conquistó el VTR Open.

El trasandino consiguió su primer título tras superar en tres sets al español.

Foto: UPI Horacio Zeballos tuvo su revancha soñada ante Rafael Nadal en la final de Viña
Llévatelo:

Horacio Zeballos (71° del mundo) terminó llorando en la arcilla del court central del Club Naval Las Salinas, luego de jugar el mejor partido de su vida y derrotar a Rafael Nadal (5°) para coronarse, contra todo pronóstico, como campeón del ATP de Viña del Mar.

El argentino, que durante la semana habló medio broma, medio en serio, de una revancha contra el español por la paliza que le dio el español en 2010 en Roland Garros, levantó un set en contra y venció al mallorquín por 6-7 (2), 7-6 (6) y 6-4, en dos horas y 46 minutos de partido.

Zeballos llegó como un jugador del montón a esta nueva edición del torneo, pero poco a poco, "paso a paso" como dijo él, fue destacando en la semana del certamen hasta llegar al partido decisivo.

Pero al frente estaba el gigante ibérico, el mejor tenista sobre arcilla de la historia y todo indicaba que el trasandino debía darse por pagado con llegar a la final y que Nadal iba coronar su retorno a las competencias con un título (o con dos, ya que luego disputará la definición de dobles).

Sin embargo, desde un comienzo Zeballos le hizo partido al hispano. Muy sólido con el servicio y golpeando con una seguridad que ni siquiera se le vio en la semifinal ante su compatriota Carlos Berlocq (81°), fue transformando las miradas de compasión que llegaban desde las tribuna por un asombro generalizado.

Sin quiebres llegaron al tie break del primer set y ahí Nadal fue claramente mejor y lo ganó por 7-2 para llevarse la manga en 54 minutos.

Todos pensaron que con eso se acababa el encuentro, porque la lógica era que el oriundo de Mar del Plata no iba a poder mantener el ritmo mostrado en la manga inicial.

El espectáculo del argentino

Zeballos no perdió la línea y siguió conservando su servicio con solidez. Pero Nadal hacía lo propio y ambos regalaban grandes jugadas en un partido que ya era mucho más de lo esperado.

Nuevamente sin rompimientos llegaron a un segundo desempate y esta vez fue el argentino quien superó en un apretado score de 8-6 al español para llevar el duelo a una tercera y definitiva manga. A esa altura ya iban casi dos horas de lucha.

Nadal quebró de entrada y el alivio rondó en sus fanáticos. "Ahora le mete 6-1", se escuchaba. Pero la realidad fue muy distinta y Zeballos devolvió el break en el game siguiente y sirvió con mucha seguridad en el tercero para tomar la delantera.

Nadal empezó a mostrar ripios en su juego, mientras su rival crecía y crecía.

El manacorí sirvió con desventaja de 5-4 y Zeballos aprovechó su gran momento y metió golpes que desarmaron al enorme tenista europeo y terminaron dándole el quiebre decisivo que le permitió soltar las lágrimas al argentino tras concretar su hazaña, al tiempo que la gente que fue a ver a Nadal, terminó regalándole una más que merecida ovación.  

"Es el partido de mi vida ante uno de los mejores jugadores de la historia", dijo en la cancha Zeballos, quien agregó que sólo sintió que podía ganar "cuando vi la ultima pelota, hasta ese momento no lo supe. Fue el mejor partido de mi vida, lo disfruté desde que entré en calor hasta ahora".

Así Zeballos pasó a la historia al ser el tercer jugador en derrotar al hispano en una final de arcilla tras Roger Federer y Novak Djokovic.

Y mientras el trasandino celebraba el heorico primer título de su carrera, Nadal masticaba una derrota que no estaba en sus planes en este retorno, en realidad no estaba en los cálculos de nadie.

Minuto a Minuto